Escrito el 15 septiembre, 2014

UNO, DOS, TRES Y CUATRO… PLANOS Y COORDENADAS PARA UN NUEVO RINCÓN TEATRAL EN SUDAMÉRICA.

1. Consideremos un viaje, no entre ruedas, no entre psicotrópicos. Pensemos algo. No tanto. Vayamos lento. Despacio tal vez. Ya. Mejor. Así es. Ahora sí. Pareciese que quisiésemos llegar a algún lado. No. Eso no es cierto. Ningún lugar nos espera. Desaparecer tal vez. ¿Entonces? ¿De qué se trata? No se trata de nada, sólo de eso, de entender que no se trata de nada, sólo de ir yendo, de dejarse diluir.

2. Rincón teatral Juntacadáveres.

3. Camino en casa y me escucho hacerlo. Hay dos sonidos. El del pie cayendo delante y el del pie cayendo detrás. No es el mismo crujido, aunque siempre queramos creer que sí, sin embargo, para diferenciarlos hay que nombrarlos y para nombrarlos hay que descubrirlos. ¿El qué? Que en casa no se anda rápido, sino pausadamente, con afán de desvelar el ruido del pie cayendo delante, el ruido del pie cayendo en medio, cayendo detrás, volviendo a caer.

4. ¿Por qué rincón? ¿Por qué Juntacadáveres?

5. Actores, dramaturgos, directores teatrales, melocotones, diseñadores de luces, de sonido, escenógrafos, bailarines, no lo sé. Es igual. Sólo quiero que nos juntemos desveladores a tiempo completo. Peleadores profesionales, prostitutos, profesores de universidad. Es igual.

6. Rincón teatral Juntacadáveres.

7. “Cuando me presentan a alguien me basta saber que es un ser humano para estar seguro de que peor cosa no puede ser”. Certero Onetti. Desaliñado. Sincero. Punta talón. Puntapié. Vamos yendo. No se trata de mucho, pero ya es algo más que nada. Es registrar el modo en el que nos marchamos entre un resto, un resto que peor cosa no puede ser.

8. Articulemos nuestros ajados brazos, ajados cuellos, ajados todos, en un rincón. Agolpémonos ahí. Escuchémonos. Uno cuenta algo. Otro no dice nada. Un tercero observa. El teatro, en la mayoría de los casos, es un mierda, una gran mierda, puedes sentarte en la butaca y dormir. Después, echarte una foto, felicitar a los actores, al director, tomar algo y desaparecer. ¿Viste? Lo más adecuado es siempre desaparecer. Pero este rincón no es para estrenar en una sala donde los amigos paguen por ir, es descubrir un ruido y otro y otro y otro para poder poner a los demás a escucharlo. Es pintar un paisaje que a nuestros ojos se les niega. El teatro es una mierda, una gran mierda en la mayoría de los casos, porque sólo funciona para engordar llanas pupilas. Igual que el cine, que la música, que nosotros todos, todos sin tiempo para creernos. Concedámonos un rincón para tratar de inquirirnos.

9. ¿Entendiste algo? No mucho. Así es en definitiva nuestra vida.

10. ¿Entonces? Entonces, la cosa es empezar. Extender esta convocatoria.

11. Rincón teatral Juntacadávares arranca en Lima la semana que viene empezando a leer, a destripar, a indagar, a preguntar, a ver, algunos textos: Rascacielos, Curamuñecas (que te puedes descargar en pdf. en la web) o alguno otro que alguien traiga.

12. Desenlatarnos.

13. Si quieres unirte, ya seas actor o no, contáctanos.