El teatro inédito

Reflexión 2013

Descarga el texto completo en la sección Biblioteca/Afer, Moisés. 

El teatro es el arte de la comunidad y por tanto, en la medida que prosiga el fin artístico de intensificar la vida (actividad divina) no ha de apartarse jamás de la emoción y de las pasiones a las que ha de enfrentar constantemente al espectador, construyendo y renovando desde su autonomía como práctica artística toda recursividad que le ayude a hallar las totalidades de los lenguajes requeridos para tal fin, y en la medida que se responsabilice de llevar a cabo un teatro inédito, de la continuidad y el ejemplo (actividad terrenal), proponer, basado en la práctica de su necesidad interna política, todo ejercicio que contribuya a diseñar sujetos con la capacidad de participar infatigablemente en la elaboración y discusión de las dialécticas que encaucen el cambio que todo emplazamiento de una nueva generación precisa. Tal y como apuntaba Marx “el arte no solo crea un objeto para un sujeto, sino un sujeto para el objeto”.

Es por ello que el breve ensayo “El teatro inédito” es una reflexión sobre el teatro en general abordado desde los estudios de la filosofía del teatro y la estética, lo que supone comprometerse con la superación de una semiótica de la representación clásica que sólo atiende los signos teatrales como mero cuerpo de expresión, sin intención de ir más allá en sus estudios, describiendo una técnica endogámica sólo de interés para aquellos familiarizados con el mundo de las artes. Para ello se propone una bifurcación teórica a la hora de analizar los fines artísticos con los que se acomete el hecho escénico (fácilmente extrapolable a cualquier otra práctica artística) y se construye un aparato crítico en torno a los diferentes focos creativos que intervienen en una puesta en escena más el estudio de sus elementos constitutivos. En cuanto a la bibliografía reparada podemos citar a forma de resumen a Jorge Dubatti, Peter Brook, Cesar Óliva, Guy Debord, Herbert Marcuse, Jordi Claramonte Arrufat, Oswald Spengler, entre otros. Como conclusión, este ensayo abre el camino a un estudio que atienda con mayor profundidad a los elementos que conviven en la práctica escénica.