Escrito el 29 junio, 2013

Refugiarse del ruido en una ciudad tan castigada como Lima es imposible, y yo, en mi vana ilusión, trato de escucharme a mí mismo mientras camino bajo el incesante y estridente grito de una y otra bocina afónica, pero no,  no es posible… ya se me olvidó mi voz entre tanto latido de motor.

¿Y qué queda pues, encerrados en este urbanismo que construye el silencio de forma tan escandalosa?

Sólo… elegir bien las palabras.

Para ello, qué mejor ejemplo que Pablo Sánchez en su obra poética, siendo en este caso acompañado de Álvaro Sousa: HumanFields.

Toda su info en: https://www.facebook.com/pages/HumanFields/171791249654413

Descargas en: http://humanfields.bandcamp.com/